Sala de prensa

Sala de prensa

03.10.2019
Incidente eléctrico en Tenerife

Red Eléctrica ha invertido 325,8 millones de euros en la renovación, mejora y mantenimiento de la red de transporte de Canarias desde 2011

  • Del total, 181,8 millones de euros se han destinado a labores de mantenimiento y 144 millones a reforzar y renovar los activos de la red de transporte de alta tensión.
  • Desde 2011, la compañía ha invertido 2,2 millones de euros en la subestación de Granadilla, origen del incidente eléctrico acaecido el pasado domingo en Tenerife.

Red Eléctrica de España ha invertido desde 2011 un total de 325,8 millones de euros en labores de mantenimiento, mejora y renovación de la red de transporte de alta tensión de Canarias. Por otro lado, entre 2014 y 2018 la inversión en nuevas redes en Canarias ha ascendido a 326,3 millones de euros y están previstos otros 487,9 millones más hasta 2021. Estas cifras ilustran el esfuerzo que realiza Red Eléctrica para cumplir con su misión, que es garantizar la calidad y seguridad del suministro en España y por adecuar la red canaria a los estándares de la península.

De estos 325,8 millones de euros, 181,8 millones se han destinado a labores de mantenimiento de las infraestructuras que componen la red de transporte de alta tensión del archipiélago. La suma restante, 144 millones de euros, corresponden a inversiones que ha realizado la compañía en este periodo para reforzar y renovar los activos de la red de transporte para hacerla más robusta y mallada. Estas inversiones se corresponden principalmente al Proyecto MAR (Mejora de Activos de Red), que ha conseguido, entre otras mejoras, reducir en este periodo el tiempo de interrupción medio del sistema.

En este mismo periodo, Red Eléctrica ha invertido 2,2 millones de euros en la subestación de Granadilla, instalación en la que se originó el incidente eléctrico acaecido el pasado domingo en Tenerife. Actualmente, Red Eléctrica de España sigue investigando las causas que ocasionaron el fallo eléctrico.

Por lo que se refiere a Granadilla, esta inversión se desglosa, por un lado, en 1,2 millones centrados en el mantenimiento de dicha infraestructura y 1 millón de euros dedicados a la renovación y refuerzo de los activos de la subestación. Las labores de mantenimiento que realiza la compañía son de varios tipos, entre los que destacan el programado y el preventivo.

Actualmente, el conjunto del archipiélago canario cuenta con un circuito de líneas de 1.384 km y 59 subestaciones. En concreto, la red de transporte de alta tensión de Tenerife consta de un total de 618,75 kilómetros de líneas y 23 subestaciones. El incidente eléctrico en Tenerife, iniciado el pasado domingo a las 13:11 h y que provocó un cero energético, se debió a un fallo técnico en la subestación de Granadilla, en el sur de la isla.

Actuaciones en la subestación de Granadilla

La subestación de Granadilla, instalación con dos niveles de tensión, 220 kV y 66kV, fue adquirida por Red Eléctrica de España en 2010 en cumplimiento de la norma que establece los niveles de tensión considerados como red transporte eléctrica tanto para las Baleares como para las Canarias. Desde entonces, la compañía gestiona los activos de la subestación, para lo cual elaboró estrategias de mantenimiento basadas en las políticas de mantemiento, la experiencia y el conocimiento de la compañía y especialmente diseñadas para los equipos de dicha red de transporte.  Del mismo modo, para ello Red Eléctrica tomó en consideración las recomendaciones de fabricantes y las buenas prácticas de otras organizaciones del sector.

En total, desde 2011 se han realizado casi 3.000 actuaciones de mantenimiento en toda la subestación que se dividen en cinco grandes áreas tecnológicas; equipos de alta tensión, servicios auxiliares, sistemas de protecciones, sistemas de control y sistemas de telecomunicaciones.

Asimismo, se pueden diferenciar también varios tipos de actuaciones realizadas hasta la fecha:

  • Actividad de mantenimiento programado; a través de la cual Red Eléctrica realiza mantenimientos programados y de diagnóstico de las instalaciones, principalmente bajo ciclos frecuenciales, con el objetivo de asegurar el correcto estado de las instalaciones y detectar fallos incipientes. Hasta la fecha, esta categoría representa el 84% de la actividad realizada.
  • Otras actividades de mantenimiento: Se trata de los mantenimientos detallados y actuaciones de mejora en sus instalaciones con el objetivo de evitar posibles fallos y/o defectos incipientes, entre otros. Esta categoría representa el 16% de la actividad realizada.

De este modo y una vez analizado detalladamente el histórico de toda la actividad de mantenimiento, se evidencia la correcta aplicación de las estrategias de mantenimiento definidas para la subestación.