Sala de prensa

Sala de prensa

23.09.2013
Interconexión eléctrica submarina Península-Baleares (proyecto Rómulo)

Inaugurada la estación conversora de Santa Ponsa

Por el presidente del Gobierno balear, el secretario de Estado de Energía y el presidente de Red Eléctrica
- Con la asistencia de la delegada del Gobierno en las Islas Baleares, el consejero de Economía y Competitividad y el alcalde de Calviá
- El ahorro global en un año de funcionamiento del enlace es de 50 millones de euros
- Red Eléctrica ha invertido 420 millones en el proyecto Rómulo

José Ramón Bauzá, presidente del Gobierno de Baleares, Alberto Nadal, secretario de Estado de Energía, y José Folgado, presidente de Red Eléctrica, han inaugurado hoy la estación conversora de Santa Ponsa, una infraestructura fundamental para la interconexión eléctrica submarina entre la Península y las Islas Baleares (proyecto Rómulo). El acto inaugural ha contado con la presencia de la delegada del Gobierno en las Islas Baleares, Teresa Palmer, el consejero de Economía y Competitividad, Joaquín García, y el alcalde de Calviá, Manuel Onieva.


La estación conversora de Santa Ponsa, instalación pionera en España y una de las pocas existentes en Europa, permite la transformación de la corriente continua que transporta el enlace eléctrico en corriente alterna, que es la que circula en el sistema eléctrico insular y peninsular, y viceversa.

Tanto la estación, de 220 kilovoltios (kV), como el resto de las instalaciones de la interconexión iniciaron su actividad comercial en agosto del 2012, tras la aprobación de la resolución ministerial que integra los sistemas eléctricos peninsular e insular. Previamente, desde noviembre del 2011, se realizaron las correspondientes pruebas necesarias.

Durante el acto el presidente de Red Eléctrica, José Folgado, ha destacado el elevado componente tecnológico de esta infraestructura, que garantiza la seguridad y calidad del suministro, aportando además un notable ahorro de costes para el conjunto del sistema, así como importantes beneficios medioambientales. 

Balance de la interconexión eléctrica submarina

Tras un año de funcionamiento del enlace eléctrico, la interconexión ha supuesto para el sistema eléctrico balear un importante ahorro de los costes económicos y medioambientales. Debido a que el sistema peninsular tiene una generación eléctrica más diversa y económica, el suministro de energía procedente de la interconexión supone un ahorro medio diario para el sistema insular del orden del 16%, lo que supone un ahorro global anual de 50 millones de euros.

Desde el punto de vista medioambiental, el balance de este primer año de funcionamiento del enlace ha sido también muy positivo, ya que la reducción de emisiones de CO2 procedentes de generación eléctrica ha sido de 285.000 toneladas.

La aportación media del enlace ha sido de casi el 30% del consumo global del sistema insular, alcanzando en momentos puntuales el 40%. Por lo tanto, la interconexión es una garantía para la calidad y la seguridad del suministro eléctrico en las islas, destacando el papel esencial desempeñado durante el 2012 y el 2013, al evitar cortes de mercado tras incidencias registradas en el sistema por causas meteorológicas. 

Inversión de 420 millones de euros

La inversión efectuada por Red Eléctrica en el proyecto Rómulo asciende a 420 millones de euros, cantidad que incluye los 50 millones de euros destinados a la construcción de la estación conversora de Santa Ponsa.

La estación conversora de Santa Ponsa, una infraestructura pionera

La estación conversora de Santa Ponsa es, junto con la de Morvedre (Sagunto), en el otro extremo del cable, la primera de este tipo que se construye en España. El carácter novedoso de ambas instalaciones responde a la singularidad del proyecto Rómulo. Se trata de una conexión submarina de alta tensión ±250 kV realizada mediante un enlace bipolar de 400 MW, que se ha hecho con tecnología de corriente continua (HVDC), dadas las distancias y las potencias necesarias de este enlace. La longitud aproximada del cable submarino es de 237 km y la profundidad máxima de 1.485 metros.

Este proyecto responde a la apuesta continua de Red Eléctrica por lograr un sistema eléctrico más sostenible, diversificado y rentable, que además permita integrar una mayor cantidad de energía renovable con la consiguiente reducción de emisiones de CO2.