Sala de prensa

Sala de prensa

16.12.2011
El proyecto Rómulo, un hito tecnológico

El sistema balear recibe, por primera vez, energía eléctrica procedente de la Península

Mallorca y la península Ibérica están conectadas eléctricamente. Gracias a la puesta en servicio del proyecto Rómulo, la interconexión eléctrica submarina entre Sagunto (Valencia) y Santa Ponsa (Mallorca), el intercambio de electricidad entre el archipiélago, en concreto las islas de Mallorca y Menorca, y la Península, se lleva a cabo de manera alternativa desde hace unas semanas.

Se abre ahora un periodo en el que la interconexión estará operativa de forma parcial para comprobar la correcta actividad de las funciones de control y protección. Pasado este tiempo, se inaugurará esta infraestructura y el cable submarino se mantendrá siempre activo con un programa de funcionamiento adaptado a la demanda del sistema balear.

La puesta en servicio del Rómulo llega una vez finalizados los trabajos de las diversas infraestructuras de la interconexión submarina, que se han desarrollado a lo largo de este año, y después de superar las correspondientes pruebas técnicas y los cambios necesarios en la configuración de la red balear. De este modo, el sistema deja de estar aislado y entra a formar parte del peninsular y continental con todos los beneficios asociados, como la fiabilidad y seguridad del suministro.

El proyecto Rómulo se inició en el año 2007 tras la adjudicación de los diversos contratos para la construcción del enlace. Durante el primer trimestre del 2011, Red Eléctrica llevó a cabo el tendido de los tres cables que componen la interconexión, desde la bahía de Santa Ponsa, en Mallorca, hasta Sagunto, en Valencia, con los dos únicos barcos especializados existentes en el mundo, el italiano Giulio Verne y el noruego Skagerrak.

Finalizadas las labores de tendido de los cables y construidas las estaciones de conversión de corriente continua a alterna en ambos extremos, todas las infraestructuras se sometieron a revisión y examen, y posteriormente se iniciaron las pruebas técnicas de recepción correspondientes al extremo balear con ensayos de conexión a la red de transporte de Mallorca y al sistema eléctrico peninsular.

Beneficios para Baleares
La interconexión eléctrica entre la Península y Baleares reportará grandes beneficios al sistema eléctrico balear, al tratarse de una infraestructura de carácter estratégico que proporcionará el equivalente al 25% de la electricidad que se consume en las islas, lo que incrementa la seguridad, calidad y fiabilidad del suministro mientras garantiza la cobertura de la demanda eléctrica.

El proyecto Rómulo también permite aumentar la competencia en el mercado de generación de las islas al hacer posible una reducción de la factura global de producción eléctrica, además de contar con ventajas medioambientales, dado el ahorro consecuente obtenido en términos de emisiones contaminantes a la atmósfera y al hecho de que el cable es ya una alternativa real a la construcción de nuevas centrales.