Sala de prensa

Sala de prensa

19.05.2010
Junta General de Accionistas

Red Eléctrica revisa al alza la previsión de demanda eléctrica del 2010

  • Red Eléctrica invertirá 4.000 millones para reforzar la red de transporte durante los próximos cinco años 
  • Las energías renovables han supuesto el 40 % de la producción en el primer cuatrimestre del año 
  • El dividendo propuesto este año crece un 15,5 % 


El presidente de Red Eléctrica de España, Luis Atienza, realizó hoy, durante la rueda de prensa previa a la Junta General, una valoración del ejercicio 2009 y detalló los principales retos que tiene la compañía para los próximos años, de acuerdo con su Plan Estratégico. Red Eléctrica celebra este año su 25 aniversario. 

Luis Atienza ha destacado el cambio de tendencia producido en la demanda de energía eléctrica, que, en lo que llevamos del año, ha supuesto un incremento acumulado del 5 %, tasa que alcanza el 3,5 % si se corrigen los efectos de la laboralidad y de las temperaturas. La previsión de crecimiento de la demanda, uno de los indicadores utilizados habitualmente para anticipar el comportamiento de la actividad económica, se ha revisado al alza para el 2010 hasta el 1,5%. 

En cuanto a la contribución de Red Eléctrica a la consecución de los objetivos de la política energética, Atienza subrayó el esfuerzo de la compañía para desarrollar una red de transporte más robusta y mejor interconectada con los países vecinos. Su Plan Estratégico, marco de referencia de las inversiones de REE, supone la inversión de 800 millones anuales hasta alcanzar los 4.000 millones en los próximos cinco años. Se trata de un desafío imprescindible para nuestro sistema eléctrico, que hará posible la transformación del sector y su preparación para el futuro. Estas inversiones son necesarias para reforzar la seguridad del sistema, hacer viables los objetivos en energías renovables, alimentar el desarrollo del AVE y fortalecer las interconexiones internacionales. 

En este sentido, Luis Atienza señaló la relevancia de la nueva línea de interconexión con Francia por los Pirineos orientales, prevista para el 2014, "que permitirá duplicar nuestra actual capacidad de intercambio con Europa hasta alcanzar el 6 % del máximo de demanda española", además de ser un reto tecnológico por sus especiales características técnicas, al ir soterrada y en corriente continua en un tramo de 70 kilómetros. 

Asimismo, destacó dos proyectos que también ponen a prueba la capacidad tecnológica de la compañía: la conexión submarina que unirá la Península con Baleares y el enlace eléctrico entre las islas de Mallorca e Ibiza, "hitos ambos de referencia mundial por su complejidad técnica". Estos dos proyectos, junto a la línea de interconexión con Francia, suponen una inversión conjunta de 1.000 millones de euros. 

Un modelo energético más sostenible: mayor integración de renovables y gestión de la demanda 
Además de invertir en nuevas instalaciones para disponer de una red robusta, mallada y fiable, el presidente de Red Eléctrica destacó que para mejorar la sostenibilidad de nuestro modelo energético "Red Eléctrica trabaja para lograr una mayor integración segura de las energías renovables en el sistema y así reducir las emisiones de CO2". Entre sus objetivos se encuentra también el impulso a la gestión inteligente de la demanda. 

Red Eléctrica, según Atienza, "ha sabido anticiparse a la importancia de las renovables y ha buscado soluciones en lugar de señalar problemas, lo que nos ha convertido en una referencia mundial en la integración de renovables". Las herramientas de las que se ha dotado la compañía para hacerlo de un modo seguro permitirán que a finales del 2010 haya instalados casi 20.000 megavatios de energía eólica. 

Las energías renovables han cubierto el 40 % de la demanda en lo que va de año, gracias a unas condiciones meteorológicas excepcionales que han hecho posible una elevada producción tanto eólica como hidráulica. Esto ha permitido que las emisiones de CO2 derivadas de la producción de electricidad se hayan reducido en un 45 % en el primer cuatrimestre del año. Si se mantiene esta tendencia, el año 2010 puede ser el de menos emisiones de CO2 en el sector eléctrico desde el año 1990. 

Con el objetivo de lograr que el 40 % del consumo eléctrico provenga de fuentes renovables en el 2020, "hay que continuar aportando soluciones a la operación del sistema mediante el impulso de iniciativas de gestión de la demanda". Según Luis Atienza, "la introducción de medidas destinadas a lograr un consumo más eficiente y una mayor flexibilidad de la demanda son básicas para optimizar la capacidad de generación". 

El presidente de Red Eléctrica destacó como herramientas para la gestión de la demanda el aumento de la capacidad de bombeo, que evitará vertidos de energía eólica y permitirá más renovables y más seguridad; el vehículo eléctrico, cuya recarga lenta nocturna permitirá aprovechar la capacidad ociosa de generación y redes, así como absorber la energía renovable excedentaria que se produce por la noche; y el desarrollo de redes flexibles y automatizadas, que junto con contadores y dispositivos eléctricos más inteligentes permitan a los consumidores adecuar sus decisiones a la disponibilidad de la oferta o a las necesidades del sistema en un determinado momento. 

Solidez financiera y compromiso con los accionistas 
Por último, Luis Atienza repasó los principales datos económicos del ejercicio del 2009, destacando los resultados positivos de la compañía. El Grupo Red Eléctrica obtuvo el pasado año un beneficio neto de 330 millones de euros, lo que representa un incremento del 15,5 %. El dividendo del ejercicio 2009, que se planteará a la Junta General para su aprobación, es un 15,5 % mayor que el del año anterior. 

El resultado bruto de explotación (EBITDA) fue de 845,6 millones, el 9,6 % más. Asimismo, la cifra de negocio se incrementó un 6,6 % y supuso 1.200 millones de euros. 

Las inversiones totales del Grupo crecieron un 19,4 %, alcanzando los 758 millones de euros, de los cuales 735 corresponden a la inversión en red de transporte. A pesar de este importante esfuerzo inversor y gracias al flujo de caja generado durante el ejercicio, la compañía mantiene una elevada solidez financiera, tal y como demuestran las calificaciones otorgadas por las agencias de rating, AA-, en el caso de Standard&Poors, y A2, en el caso de Moody's.