Red21

Proyecto Monitorización de temperatura en cables soterrados

Con este proyecto se pretende medir la temperatura de un cable subterráneo mediante fibra óptica, lo que permite optimizar su capacidad de transporte.

El objetivo del proyecto es el desarrollo de un demostrativo de la tecnología DTS (Distributed Temperature Sensor) con fibra óptica para la monitorización de temperatura de un cable aislado y analizar de forma empírica la capacidad para soportar sobrecargas, así como la influencia del régimen de carga cíclico en la capacidad de transporte de los cables aislados de potencia. El fin último es lograr una planificación y explotación más flexible de la red, siempre sin superar la temperatura máxima de operación.

Actuación:

Actualmente la capacidad con la que se operan los cables de la red de transporte es única y sólo tiene en cuenta la carga ampérica de la instalación, independientemente del valor de temperatura que alcance, aunque, realmente, la capacidad en una instalación de cable aislado depende de la temperatura que alcance. La utilización de una capacidad fija y no dependiente de la temperatura real de la instalación provoca que en tiempo real no se utilice todo el potencial de la instalación, y hace que se consideren sobrecargadas instalaciones que pueden no estarlo.

Esta nueva tecnología proporciona una monitorización de la temperatura del cable basada en la implementación de fibra óptica a través de la pantalla de los cables aislados. Además, permite reducir los cálculos e interpolaciones teóricas realizando una medición directa muy cercana al conductor. Adicionalmente, se pretende instalar fibra óptica externa a los cables para comparar los resultados y la fiabilidad, dependiendo de la situación del punto de medida, lo que proporciona redundancia y seguridad a la medida.

Periodo:

Finalizado en 2016.

En colaboración con:

Red Eléctrica desarrolla este proyecto sin colaboración de otras empresas.

Beneficios que reporta al sistema eléctrico:

Analizando los estudios teóricos que hay realizados sobre el tema en cuestión, se considera que conociendo la temperatura de la instalación se pueda aprovechar todo el potencial que tiene una instalación soterrada, aumentando en gran medida la capacidad de transporte considerada actualmente, pudiendo conocer la capacidad real de sobrecarga si se produce un fallo en el sistema, optimización las secciones/distancias y aportando datos para un posible mantenimiento predictivo y conservación de la vida útil de nuestras instalaciones, así como la identificación de la influencia de otras infraestructuras confluyentes.