Sostenibilidad

Gestión ambiental

Red Eléctrica desarrolla todas sus actividades teniendo en cuenta la protección del medio ambiente, de acuerdo con los principios establecidos en su política ambiental, entre los que se incluye el compromiso de prevención de la contaminación y el principio de precaución.

Los principales efectos ambientales de Red Eléctrica son los que se derivan de la presencia de las instalaciones en el territorio, por eso la compañía trabaja intensamente para hacerlas compatibles con el entorno, considerando todo su ciclo de vida y prestando especial atención a la conservación de la biodiversidad.

Además, Red Eléctrica apuesta por un modelo energético sostenible, adquiriendo así un compromiso específico con el cambio climático y la eficiencia energética.

El compromiso de Red Eléctrica no solo abarca sus propias actividades, sino que se extiende también a su cadena de suministro.

Sistema de gestión ambiental

Red Eléctrica tiene implantado un sistema de gestión ambiental certificado según la norma ISO 14001 y registrado, desde octubre de 2001, en el Sistema Comunitario de Ecogestión y Auditoría (EMAS).

Uno de los elementos fundamentales del sistema de gestión es el programa ambiental anual, cuyo alcance se amplió en 2017 para incluir todas las actividades con componente ambiental, de manera global y trasversal a toda la compañía, pasando a denominarse plan ambiental anual. El plan ambiental se articula en tres vectores: gestión ambiental de instalaciones, biodiversidad y cambio climático.

Economía circular y gestión de residuos

Uno de los principales retos que se recogen en el plan ambiental es el de “Avanzar en la gestión sostenible de los recursos incorporando criterios basados en el concepto de economía circular”.

Red Eléctrica trabaja en distintos proyectos con el objetivo de minimizar la cantidad y peligrosidad de los residuos generados como consecuencia de sus actividades. Los residuos se derivan principalmente de tres procesos:

  • Tareas de mantenimiento preventivo o correctivo: revisiones, cambios de piezas, renovación de aceite, etc.
  • Mejoras en las instalaciones: renovación de aparamenta obsoleta, adecuación de los sistemas de prevención de accidentes, etc.
  • Actuación frente a accidentes: las medidas de contención utilizadas en el caso de fugas o derrames y los trabajos de limpieza pueden llevar asociados una gran cantidad de residuos.

Dada la naturaleza de las actividades generadoras de residuos es muy difícil el establecimiento de objetivos para su reducción por lo que los esfuerzos de la compañía se han centrado en la búsqueda de las mejores soluciones para su gestión final. En este sentido se ha comenzado a trabajar en un proyecto piloto para la implementación del “Residuo 0” en los centros de trabajo, con el objetivo de ampliar progresivamente el alcance a todas las actividades de la compañía.

Sólo el 4,7% del total de residuos generados en 2017 ha tenido como destino final la eliminación.