Sostenibilidad

Sostenibilidad

Proyectos de I+D+i

Red Eléctrica mantiene el compromiso de potenciar la innovación como palanca de crecimiento y eficiencia para asumir los futuros retos y sostenibilidad a largo plazo.

Proyecto Trafo Sostenible

Este proyecto tiene por objeto realizar los estudios y ensayos requeridos para confirmar la factibilidad técnica y el impacto económico de la sustitución del aceite mineral que se usa actualmente (en niveles de tensión de 400kV) como elemento aislante y refrigerante de este tipo de máquinas; que es altamente contaminante, calificado como peligroso y con alto riesgo de incendio, por un aceite vegetal biodegradable más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Actuación:

Se han realizado los ensayos en fábrica de un transformador de diseño convencional (con modificaciones teniendo en cuenta el menor impacto económico posible) con aceite vegetal y con aceite sintético, ambos biodegradables y más respetuosos con el medio ambiente. Los resultados han sido positivos, mostrando que se pueden utilizar en los transformadores de potencia, así como que su tasa de biodegradación es del 97% tras 21 días (en el caso de aceite mineral es del 30%).

En breve se procederá a instalar en la red de transporte un transformador trifásico, que contará en cada una de sus fases con aceite mineral, vegetal y sintético, de tal manera que se pueda testar y comparar el comportamiento de cada fase en condiciones reales.

Periodo:

Este proyecto se encuentra en curso. Se inició en noviembre de 2015 y tiene prevista su finalización en 2019.

Beneficios que reporta al sistema eléctrico:

La utilización de un transformador sostenible supone una serie de ventajas, debidas principalmente a su carácter biodegradable y a su bajo punto de ignición.

Económicamente supone también una ventaja, a pesar del mayor coste del aceite biodegradable y de las modificaciones que hay que hacer en el transformador, ya que se reduce el coste de la gestión de residuos y se eliminan necesidades constructivas en nuevas instalaciones como la impermeabilización de fosos y muros cortafuegos, sin contar posibles reducciones de las primas de riesgo de incendios y las multas por vertidos en caso de accidentes. Además, disminuye la degradación del aislante por la mayor resistencia al calor del aceite, por lo que se estima que aumentaría la vida útil del transformador.

También se estima que un transformador completamente rediseñado para utilizar aceite biodegradable vería reducidas sus pérdidas eléctricas hasta en un 19% frente a uno convencional.

Por último, si las pruebas en campo son satisfactorias se estudiaría la conveniencia de sustituir el aceite mineral (una 30.000 toneladas) transformadores