Proveedores

Proveedores

Cultura de cumplimiento

Para Red Eléctrica, la Ética y cumplimiento son pilares fundamentales para el desarrollo de su actividad, lo que supone mantener una conducta honesta, ética y transparente en la relación y compromiso con todos sus grupos de interés.

La compañía dispone de mecanismos para la prevención del soborno y la corrupción como el Código Ético, el Código de conducta para proveedores, el Programa de prevención de riesgos penales, Guía para la prevención contra la corrupción, la realización de auditorías sociales, la segregación de funciones en el proceso de compra y la ejecución del proceso íntegramente a través de sistemas (permitiendo su trazabilidad y auditabilidad periódica). Esto permite a la compañía mitigar posibles riesgos por incumplimiento de una norma o ley por parte de los proveedores.

Asimismo, la compañía desarrolla un Sistema de Cumplimiento alineado con las mejores prácticas en dicho ámbito, con el fin de respetar adecuadamente las obligaciones establecidas y los compromisos asumidos, todo ello basado en una cultura proactiva de gestión de los riesgos de cumplimiento. Adicionalmente, cuenta con un Sistema de Cumplimiento de Protección de Datos que da respuesta a los requerimientos del Reglamento Europeo de Protección de Datos y a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, a nivel técnico, jurídico y organizativo.

Red Eléctrica, a través de sus códigos, programas y guías, exige que tanto los profesionales que la integran como terceros que actúen en su nombre o con los que se relaciona en el ejercicio de sus actividades, cumplan las normas más exigentes de integridad en el desarrollo de sus actividades comerciales no ofreciendo sobornos, hospitalidades, pagos ilegales o cualquier regalo a ningún empleado de la compañía, no ejerciendo prácticas comerciales irregulares que vayan en contra de la libre competencia, sin divulgar ni utilizar indebidamente información confidencial en beneficio propio y fomentando el compromiso hacia la compra responsable en sus procesos de aprovisionamiento.

Adicionalmente, los proveedores deben fomentar la vigilancia contra la corrupción en su ámbito de actuación para prevenir y detectar actividades tales como el fraude, el blanqueo de dinero o la malversación de fondos.