Nuestra gestión

Nuestra gestión

Informe de
Responsabilidad
Corporativa
2013

Entorno

Medio socioeconómico y paisaje

La presencia de las infraestructuras eléctricas puede provocar algunos efectos de carácter social pero en ningún caso supone una alternación significativa en la forma de vida de las comunidades afectadas.

Ocupación del suelo

De todas las infraestructuras construidas y gestionadas por Red Eléctrica, solo las subestaciones suponen una ocupación total e irreversible del suelo ya que no es posible compatibilizar su presencia con otros usos.

En lo que se refiere a las líneas, la ocupación del suelo está limitada a las zapatas de los apoyos y a los tramos de los accesos de nueva creación. En cuanto a la superficie sobrevolada por los conductores solo se le impone una servidumbre de paso durante la vida útil de la instalación. No obstante, las actividades agropecuarias son compatibles con las líneas, permitiendo todo tipo de cultivos agrícolas debajo de ellas, así como la libre circulación de la maquinaria necesaria para su explotación.

A pesar de que la legislación vigente permite a Red Eléctrica expropiar tanto la superficie a adquirir como aquella en la que necesita establecer servidumbres, nuestra política es obtener el máximo de acuerdos amistosos con los propietarios fijando indemnizaciones que cubran las pérdidas económicas que supone la implantación de una línea y su correspondiente servidumbre de paso. En la actualidad, el porcentaje de obtención de acuerdos de carácter amistoso es del 90%.

Minimización de impactos en el medio socio económico

Desde la fase de diseño de los trazados de las líneas y emplazamiento de las subestaciones se tienen en cuenta los aspectos sociales, cuyo análisis se integra en el estudio de impacto ambiental. En este sentido, los usos del suelo no compatibles con las instalaciones son determinantes en el proceso de decisión. Además se toman en consideración otros condicionantes relevantes como: recursos turísticos, culturales, paisaje, zonas de alto rendimiento agrícola y plantaciones agroforestales.

Una vez definido el trazado de una línea se desarrollan todas las medidas preventivas y correctoras necesarias para minimizar las afecciones a los terrenos y a las actividades desarrolladas en ellos. En general, estas medidas son similares a las utilizadas para la protección de hábitats y vegetación. Entre ellas destacan la ubicación de apoyos y técnicas de trabajo adecuados para minimizar los impactos sobre los cultivos y la realización de labores de restauración de terrenos y elementos afectados por las obras (caminos, muros etc.). En ocasiones se añaden medidas de mejora solicitadas por los afectados.

Impacto visual

Para reducir al máximo el impacto visual de las líneas y subestaciones, Red Eléctrica lleva a cabo diversas medidas entre las que cabe destacar la restauración de zonas afectadas y la integración paisajística de subestaciones.

En 2013, se han desarrollado seis proyectos de integración paisajística específicos en subestaciones y se ha continuado trabajando en el diseño de modelos de edificios asociados a subestaciones teniendo en cuenta en su diseño el entorno en el que se ubican, siguiendo el Convenio Europeo de Paisaje. Destacan los modelos Volcán, Desierto y Candelaria diseñados para Canarias, donde por primera vez los criterios de integración paisajística se han incluido en la ingeniería de detalle de una subestación de transporte (subestación Sabinal, modelo Desierto).

Protección del patrimonio

El patrimonio arqueológico y etnológico es uno de los principales aspectos a tener en cuenta en el diseño y construcción de instalaciones. Antes de iniciar cualquier trabajo es necesario realizar una prospección arqueológica cuya intensidad y alcance están en función de la probabilidad de que exista material de interés.

De acuerdo a los resultados se determina la necesidad de la presencia continua de un arqueólogo durante la fase de movimiento de tierras y en los caso en los que se encuentren hallazgos de relevancia se determina la medida a desarrollar con la administración competente, siendo la más habitual su catalogación y traslado a museo.

Durante el año 2013 se ha llevado a cabo la supervisión arqueológica en la construcción de 15 líneas y 6 subestaciones, con presencia permanente de un arqueólogo en el 76% de los casos. Se encontraron restos de la época emiral que fueron trasladados a un museo.

Campos eléctricos y magnéticos

Gracias a las medidas preventivas que se aplican en el diseño de las instalaciones, los niveles del campo eléctrico y magnético se mantienen por debajo de los recomendados por el Consejo de la Unión Europea (Diario Oficial de las Comunidades Europeas 1999/519/CE: valores límite de exposición para el público en general en sitios donde pueda permanecer bastante tiempo, de 5 kV/m para el campo eléctrico y 100 μT para el campo magnético). Las más importantes son las siguientes:

  • Construcción de dobles circuitos y cambio de orden de las fases en las líneas.
  • Sobreelevación de apoyos, con lo que se aumentan las distancias de seguridad.
  • Establecimiento de distancias mínimas de las líneas a los núcleos de población y a las casas aisladas.

Para comprobar que las instalaciones se encuentran por debajo de los límites de exposición, entre los años 2004 y 2006 Red Eléctrica llevó a cabo un intenso plan de medidas de CEMs. En este Plan, además del público en general, se valoraba la exposición de los trabajadores aunque su exposición sea puntual y mínima.

Gracias al gran desarrollo de las herramientas de cálculo, ya no son necesarios los planes de medición in situ puesto que a partir de parámetros de las líneas es posible calcular con precisión los niveles de CEM máximos que dichas instalaciones pueden generar.

Durante 2013 se ha trabajado en la mejora y adaptación de una de estas herramientas a las características de las líneas de Red Eléctrica. Este desarrollo va a hacer posible que en 2014 se lleve a cabo el cálculo de los valores de CEMs en las líneas de transporte adquiridas de los sistemas insulares(hasta el momento se ha trabajado con los valores tipo). Además el proyecto de revisión se va a complementar con medidas puntuales en determinadas líneas para disponer de un mapa de valores ajustado a las cargas más habituales de las mismas (los cálculos en la herramienta se basan en las cargas máximas de líneas, por lo que superan los medidos en campo).

Además, seguimos realizando algunas medidas a petición de partes interesadas puesto que para algunos colectivos es importante el poder verificar los valores in situ (en 2013 se han realizado dos medidas). Asimismo, continuamos participando en grupos de trabajo, proyectos de investigación y permanecemos atentos a todas las novedades y avances científicos en la materia.