Sostenibilidad

El bosque de Red Eléctrica

En 2009 iniciamos El bosque de Red Eléctrica, un proyecto que contribuye a la lucha contra el cambio climático mediante la plantación de arbolado y, al mismo tiempo, a la conservación de un espacio natural rico en biodiversidad o a la recuperación de un espacio natural degradado.


Cada año ayudamos a crear un bosque en una zona diferente de la geografía española, en terrenos de propiedad pública, buscando la colaboración con entidades públicas u organizaciones que trabajan en esta línea. Hasta la fecha contamos con los siguientes bosques: el Bosque de Badajoz, el Bosque de Teruel, el Bosque de los Alcornocales (Cádiz), el Bosque de sierra del Molino (Murcia), el Bosque de sierra Calderona (Valencia), el Bosque de Robledal de Remendón (Vizcaya), el Bosque de Hellín (Albacete), el Bosque de Mallorca, el Bosque de Sanabria (Zamora), el Bosque de Tremuzo (A Coruña), el Bosque de La Carballeda (Zamora), el Bosque de Firgas (Gran Canaria) y el Bosque de Chajaña (Tenerife).

Mapa de bosques de Red Eléctrica

Resultados del proyecto

Red Eléctrica compensa con este proyecto parte de sus emisiones de CO2, colabora en la conservación de la biodiversidad y contribuye al desarrollo de las economías locales en la medida en que los trabajos de reforestación son llevados a cabo por empresas o colectivos de la zona.

Con 1.795.914 euros de inversión, hemos plantado 638.145 árboles y arbustos, recuperado 761 hectáreas degradadas y compensado 183.483 toneladas de CO2.

Nuevos bosques en Canarias

En 2017 Red Eléctrica ha firmado un convenio con el Cabildo de Tenerife para la restauración forestal, con pino canario, de 26,97 hectáreas del paraje conocido como Chajaña en el Parque Natural La Corona Forestal. El convenio responde al interés de ambas entidades para hacer posible la protección y la restauración de ecosistemas mediante proyectos de reforestación y de restauración de hábitats dirigidos a la conservación de la biodiversidad.

También durante 2016 se firmó un convenio con el Cabildo de Gran Canaria para reforestar 16,9 hectáreas del hábitat originario de laurisilva en la Montaña de Firgas, dentro del espacio natural protegido del Parque Rural de Doramas, con fin de restablecer las densidades de arbolado adecuadas en el espacio natural, mejorar su estado y favorecer la lucha contra la desertificación y la aridez del suelo; así como contribuir a la conservación de la biodiversidad de la Isla de Gran Canaria favoreciendo las condiciones para una adecuada reintroducción de la Paloma Rabiche (Columba junoniae).